Buscador Documental Athanor

Le-Tian Chen

Por Francesc Prims

Para los hindús el yoga es el camino; para los chinos es el Qigong el camino de unión del ser humano con el Universo. Tian Gong es una de las doce escuelas más importantes de Qigong de China; acaso sea la más completa y la más profunda. En China y otros países del mundo cuenta con numerosos practicantes, y el Gran Maestro Le-Tian es su fundador. Tuve el honor de conocer y entrevistar el día 15 de octubre de 2005 al Gran Maestro en la masía Arcadia (Girona), en la segunda vez que ha impartido sus talleres en la península. Un auténtico gigante del espíritu, que rezuma una cordialidad amorosa y humilde. En su preocupación por la sanación del planeta y de la Humanidad tiene muy presentes influencias que por lo común nos pasan completamente inadvertidas, y nos abre las puertas a posibilidades que no habíamos ni tan siquiera sospechado. El Gran Maestro amplía el alcance de nuestra responsabilidad y la eleva más allá de una simple concienciación social y ecológica, urgiéndonos a buscar la comunión con Dios. Sea como sea, en ningún caso deberá ser el miedo el principio rector. El camino sólo puede emprenderse desde una abertura del corazón.

Gran Maestro, ¿en qué consiste su sistema?

Hay una parte teórica y una parte práctica. Hay 10 prácticas introductorias, de preparación, tras las cuales están los niveles A, B y C, cada uno de los cuales se subdivide en tres fases (A1, A2, A3; B1, B2, B3; C1, C2 y C3). A es el nivel básico; B el nivel medio; C el nivel superior. La serie A es para solucionar los problemas físicos, a partir de ejercicios de comunicación con la energía de la Tierra y el Cielo. La serie B consiste en curar las enfermedades del alma y despertar los dones especiales del ser humano; también se ayuda a las al mas de los difuntos que causan las enfermedades de información a despedirse de los seres vivos. La serie C es para renovar el cuerpo energético completamente y encontrar el alma de origen.

¿Puede explicar a qué se refiere cuando habla de “los difuntos” y “las enfermedades de información”?

Hay dos tipos de enfermedades de información: uno de ellos son las enfermedades causadas por las almas de los seres muertos que se pegan a los vivos. La mayor parte de enfermedades que no puede curar la medicina clásica vienen de aquí. El otro tipo de enfermedades de información viene de la propia alma, que después de muchas encarnaciones acumula impurezas, manchas, que acaban manifestándose. Estas enfermedades de información no sólo afectan a la salud, el trabajo, los estudios y la economía, sino también a las relaciones con los demás y con la familia; incluso al feng- shui de la propia casa. Tengo un libro en preparación sobre este tema, titulado Catástrofe de las enfermedades de la información del alma. De hecho este libro forma parte de una trilogía que se titula Causa y efecto de las catástrofes y las crisis de los seres humanos. El segundo libro de la trilogía es Catástrofe de las enfermedades de conflictos graves de las almas, y su tema son los conflictos de las almas de los humanos y las de otros seres vivos. Todos los conflictos tienen que ver con el alma; incluso los conflictos entre las etnias, entre las naciones o las guerras entre países. En Alemania ya hemos hecho un trabajo sobre las enfermedades de información; a cada curso vienen unas cien personas, y se está notando un cambio o una curación ‘milagrosa’ en casos desahuciados por los médicos.

32033575_640

¿Dónde, en qué países, está realizando usted su trabajo?

Por ahora nuestro trabajo está organizado en Estados Unidos, Alemania y España. En EE UU y Alemania los grupos son más grandes, pues ya llevan tiempo trabajando. En España son de creación más reciente, y por tanto menos numerosos. En España empezamos nuestro trabajo en Canarias hace cuatro años con bastantes alumnos; allí hay algunos enamorados del Tian Gong que llevan estos cuatro años practicando. Esta semana en Arcadia estamos enseñando la preparación previa a cambiar el esqueleto energético y quitar las capas de la placenta del alma; este trabajo se llama Tuotai Huangu. La formación se llama ‘Riñones celestiales’. Consiste en limpiar los riñones, pues son una parte muy importante del cuerpo. Enseñamos a limpiar su energía, reparar las fisuras y, si están muy mal, cambiarlos energéticamente por nuevos riñones con la ayuda de los médicos del Cielo. También estamos ayudando a que las almas de los difuntos encuentren su camino.

¿Hay discípulos avanzados en varios países que imparten el Tian Gong?

En China han sido formadas al menos 5.000 personas para enseñar Tian Gong, y 50.000 personas como profesionales para la corrección energética. Lo que pasa es que el Gobierno chino no está tan abierto a este trabajo, aun cuando hemos tenido muy buenos resultados. Por ello hemos empezado a poner más energía en otros sitios donde los gobiernos tienen más apertura. En EE UU tengo más de 100 alumnos, más de 40 en Canadá y más de 35 en Berlín; me estoy refiriendo a profesionales que enseñan. Es un trabajo que requiere bastante conocimiento de la civilización china; es por ello que hay bastantes que han hecho la formación pero que todavía no han empezado a enseñar.

¿Cuál ha sido el proceso que ha seguido la Humanidad, que la ha llevado hasta su actual estado?

Estamos en un ciclo de civilización que empezó hace 12.000 años, después del hundimiento de la civilización atlante. Este período de 12.000 años tiene tres períodos, de 4.000 años cada uno. En los primeros 4.000 años, los seres humanos no tenían el sentido de la propiedad; estaban con los dioses y algunos de ellos tenían la misma vibración que los dioses. En el período constituido por los siguientes 4.000 años una parte de los seres humanos bajó el nivel; ya fueron medio humanos medio dioses. Algunas de las leyendas que narran las guerras entre los humanos y los dioses hacen referencia a esta época. Esto fue así porque hace 8.000 años empezó la noción de la propiedad, el sentido del egoísmo del ser humano. A medida que el egoísmo creció, el alma perdió su fuerza de origen, y el ser humano empezó a recorrer un camino de vibración cada vez más baja. Los últimos 4.000 años son una gran decadencia; el nivel baja a mucha velocidad. Ahora estamos al final de estos 4.000 años y el ser humano necesita hacer un esfuerzo o trabajo para remontar. Nosotros queremos volver a encontrar la vibración que teníamos, recuperar la fuerza del alma de origen. –Puesto que estamos al final del último período de 4.000 años, debemos tenerlo crudo… –Catástrofes causadas por desobedecer las leyes naturales o a Dios es la materia del tercer libro de la serie que antes mencionaba. Fenómenos como el tsunami del Índico, las inundaciones, terremotos, la neumonía asiática… tienen que ver con el alma del colectivo, con un conflicto entre el alma de los seres humanos y la voluntad de los seres de arriba. Los humanos están sufriendo unas crisis muy graves. La gripe del pollo va a ser una gran catástrofe para la Humanidad; en Estados Unidos y Alemania ya hemos formado a un grupo de personas para que fortalezcan el sistema inmunológico con el fin de que puedan afrontar esta epidemia. Los seres ascendidos están unidos para ayudar a los seres de la Tierra, con urgencia. La Tierra está viviendo un período muy difícil y peligroso; por ahora ya ha perdido dos tercios de su energía.

¿Por qué se ceban más en los países pobres las desgracias?

En el planeta hay unos puntos energéticos para estas manifestaciones. Existen unos agujeros y fisuras energéticos, también inflamaciones, incluso ‘cánceres’. Estas catástrofes son manifestaciones de limpieza de las zonas donde los bloqueos energéticos son más graves; son como ‘operaciones de quirófano’ que está sufriendo el planeta. Las ‘operaciones’ sirven para ‘cortar el tumor’ antes de que se transforme en ‘cáncer’; su motivo es pues salvar al ‘paciente’ Tierra. En los países ricos también hay estos puntos energéticos que requieren ser sanados; también va a haber catástrofes, pero no es su momento. Por ahora hay alarmas para que todos los seres humanos reflexionen sobre el destino del planeta Tierra.

¿De qué fuentes bebe el Tian Gong?

El Tian Gong incorpora las informaciones de las civilizaciones de la Atlántida, Mu y Lemuria; también las informaciones de nuestras civilizaciones, las altas culturas, de hace 8.000 años. Sin embargo los escritos que podemos leer ahora son de hace 1.400 años. Uso unos métodos muy antiguos que existen solamente en los libros; la mayor parte de la gente en China cree que son métodos ya desaparecidos del planeta Tierra. Pero no me ciño a China como fuente, pues, si bien el Qigong nació en ese país, su origen está en el Universo. Las raíces del conocimiento son enormes y muy profundas. Así pues vamos por distintos sitios buscando la información de la civilización de origen del lugar, para incorporarla. He ido a más de 30 países buscando esta información del origen de la relación del ser humano con los dioses: he estado en Grecia, donde me comunico con los dioses de Grecia; exploramos la civilización de Egipto y el misterio de las pirámides; también hemos ido una vez al triángulo de las Bermudas y a Noruega para estudiar personalmente el Polo Norte; hemos visitado las islas de Pascua y las pirámides de la civilización Maya en México; hemos vivido en el techo del mundo, los Himalayas; a continuación vamos a ayudar a limpiar el campo energético de países de las altas culturas como la India, Perú, etc. A cada sitio donde vamos nos comunicamos con los dioses. Las conversaciones mantenidas con los seres ascendidos son la materia de otros tres libros, que otras personas se encargan de escribir a partir de mis palabras. Ahora nos han dicho que Andorra es un sitio que tiene mucha importancia para el nordeste de España, y hacia allá nos vamos mañana mismo, a realizar un trabajo.

Su sistema ¿puede ser practicado por personas de distintas creencias religiosas?

Pueden aprender este sistema tanto las personas que creen en distintos sistemas religiosos como las que no. A las personas que tienen una creencia no se la quitamos, sino que fortalecemos su creencia en el Dios que está dentro. Las que no tienen creencias van a establecer una conexión con el Universo. La tolerancia y el amor es lo más importante. Tenga o no creencias la persona al final de todo estamos en el Universo; hay que acercarse al Universo. La fuente es la misma, aunque accedamos a ella por caminos distintos.

¿Qué requisitos debe cumplir el practicante de Tian Gong para progresar?

En todo trabajo que sea para tener más salud física, o para desarrollar más capacidad psíquica, o para adquirir dones especiales, la condición primaria es abrir el corazón, ofrecer amor al planeta Tierra y a los otros seres. Por eso la calidad de la persona es una condición fundamental. Quien ha abierto el corazón y ha adquirido unas facultades especiales puede desarrollar una labor de ayuda a los otros seres, pero si el amor no crece o las capacidades llevan de nuevo al egoísmo estas capacidades pierden fuerza y pueden llegar a perderse, puesto que se está creando un campo energético de desorden. Es el amor el que abre el camino.

teoriaSu sistema de prácticas, ¿son sólo técnicas o va a comportar cambios en la manera de vivir la persona?

Sí que su manera de vivir va a cambiar, al dejar los vicios. Hay que controlarse a sí mismo, seguir las leyes vamos por distintos sitios buscando la información de la civilización de origen del lugar, para incorporarla. He ido a más de 30 países buscando esta información del origen de la relación del ser humano con los dioses: he estado en Grecia, donde me comunico con los dioses de Grecia; exploramos la civilización de Egipto y el misterio de las pirámides; también hemos ido una vez al triángulo de las Bermudas y a Noruega para estudiar personalmente el Polo Norte; hemos visitado las islas de Pascua y las pirámides de la civilización Maya en México; hemos vivido en el techo del mundo, los Himalayas; a continuación vamos a ayudar a limpiar el campo energético de países de las altas culturas como la India, Perú, etc. A cada sitio donde vamos nos comunicamos con los dioses. Las conversaciones mantenidas con los seres ascendidos son la materia de otros tres libros, que otras personas se encargan de escribir a partir de mis palabras. Ahora nos han dicho que Andorra es un sitio que tiene mucha importancia para el nordeste de España, y hacia allá nos vamos mañana mismo, a realizar un trabajo.

no necesita cambiarla, si ya está encaminada hacia el bien del planeta. Pero por respeto al alma, que incluye a los animales y a los otros seres vivos también, aconsejamos a los alumnos no comer carne, ser vegetarianos. Pero es sólo una recomendación. Sin embargo al llegar a la serie B2, en que se enseña a asimilar la energía del Universo, a sintonizar el cuerpo con la luz, puede que cambie la necesidad de comer, la cantidad de comida y bebida. Esto sí que cambia aspectos de la vida de la persona.

Háblenos de estos cambios en “la necesidad de comer”.

En la serie B hay el proceso que se llama Bi Gu, que es parar de comer y beber y nutrirse solamente con la energía y luz del Universo. Así el cuerpo crea por dentro un nuevo mecanismo, un nuevo metabolismo, gastando lo que hay de residuos y grasas. Finalmente, ya no hay necesidad de comer ni de beber. El Bi Gu es distinto de la anorexia, en que la gente no puede tolerar la comida. También es distinto de algún otro tipo de tratamiento, como prohibir comer para perder peso contra el deseo interior. El Bi Gu es un proceso natural. Practicando Bi Gu no hay ningún peligro; el cuerpo tiene más energía y más fuerza. Si se nota cansancio ya no es Bi Gu, sino prohibirse a comer.

¿Cuál es la finalidad del Bi Gu?

A nivel puramente físico, el Bi Gu puede ayudar a las personas que tienen obesidad a tener la línea normal; y ayuda a las personas demasiado delgadas a eliminar las angustias que les provocan desgaste de energía, de modo que poco a poco van adquiriendo volumen hasta llegar al punto normal. Con todo, el Bi Gu no sirve solamente para perder peso, sino que también ayuda a regular, armonizar la energía para sanar enfermedades del cuerpo. Más allá de lo estrictamente físico, con el Bi Gu se restablece una conexión en el contexto de una comprensión, de paz consigo mismo. Cuanto más profundo y completo es el Bi Gu, más profunda y completa es también la eliminación de toxinas, y el poder potencial también se desarrolla con más facilidad. El Bi Gu es un camino muy importante para desarrollar dones especiales. En China antiguamente consideraban a las personas que no comen como inmortales.

¿Qué otros recursos ofrece el Tian Gong para sanar enfermedades?

Con la práctica de la serie A ya se corrigen los problemas físicos, a partir de una comunicación directa con la energía de la Tierra y del Universo. Los meridianos, los poros, eliminan los bloqueos, las toxinas, lo que no es necesario para el cuerpo. El A1, ‘Campana de Bronce’, ayuda más bien a abrir los poros y los meridianos para recibir más energía y luz del Cielo; y el trabajo A2 ya consiste en limpiar las toxinas a través de bastantes gestos y movimientos. Sin embargo se puede profundizar más. En la serie B tenemos el Bi Gu y también un trabajo que se llama ‘inmovilización del cuerpo físico’. Con este sistema se aíslan las células cancerígenas, de modo que se les quita la fuente de alimentación, hasta que mueren. Mientras tanto, las células sanas son dejadas en el descanso completo, de modo que no gastan nada. Es un excelente método contra enfermedades crónicas. La ausencia de movimiento ayuda a equilibrar las emociones, a relajar y a quitar problemas bastante difíciles llevando una vida normal.

Impresionante…

Pues no es todo. También enseñamos a corregir los fallos energéticos de otra persona distinta del practicante: se le puede hacer llegar un rayo de energía procedente del Cielo para que entre en su cuerpo y ponga sus células en orden. Ello se logra por medio de hablar un Lenguaje Celestial, un lenguaje del alma, con el cual se conecta con más facilidad con la fuerza, con la energía que está en el Universo. Con el Lenguaje Celestial te puedes comunicar con la energía de los árboles, las montañas, los ríos, la Luna, el Sol, el cielo… Es una capacidad de intercambiar energía con estos elementos, que tienen una energía mucho más fuerte que la nuestra propia. Cuando tenemos la capacidad de hacer venir esta energía la podemos hacer llegar al cuerpo de otra persona, con su permiso, de modo que se reorganizan, se realinean sus células, y desaparecen sus enfermedades. Así se pueden solucionar los problemas de los otros a distancia: desde España se puede hacer por la gente de Alemania, Estados Unidos o China. ¡Incluso por teléfono! El Lenguaje Celestial ayuda sobre todo a limpiar el alma. Muchas de las enfermedades psíquicas o físicas vienen del alma, que está enferma.

Usted no habla de la unión de algunas personas con el Cielo, sino de la Humanidad con el Cielo. ¿Ve cercano un salto de la Humanidad en su conjunto a otro estado?

El trabajo que hacemos es a tres niveles: primero, limpiar la energía del planeta Tierra; segundo, afrontar las crisis o catástrofes posibles del planeta Tierra y de los humanos; la tercera parte es mejorar la calidad del ser humano. Ésta es la más importante de las tres. Ahora el ser humano está viviendo en una baja vibración y se comunica sólo con el entorno que vive (el dinero, la materia…). Sin embargo no se comunica con el Universo. Yo estoy poco a poco formando seres nuevos, conectados con la energía universal. En 1992, en el Congreso Internacional de Qigong en Japón, impartí una conferencia sobre “la subida de vibración del ser humano del planeta Tierra al ser humano universal y un salto de la civilización de la Tierra en el siglo XXI”. Ésta es la búsqueda de nuestro siglo. Por medio de estas técnicas de Tian Gong se puede formar una nueva Humanidad en el siglo XXI.

¿Cómo será el nuevo ser humano?

La nueva raza tendrá un cuerpo físico más o menos igual que los que vemos actualmente, pero por dentro la energía de cada órgano estará completamente renovada. Por ejemplo, las personas comunes con tres días sin beber agua y siete días sin comer ya están en estado peligroso. Sin embargo los nuevos humanos pueden estar meses y meses, años y años sin necesidad de comer o comer mucho, de beber o beber mucho, mientras se conservan completamente enérgicos, sanos y fuertes. A través del Bi Gu cambia el sistema digestivo del ser humano, que pasa a ser un sistema digestivo celestial. Muchos de nuestros alumnos en China están viviendo del Bi Gu; en Alemania también hay. Los que viven sin necesidad de comer ya constituyen una nueva raza de la Humanidad; en caso de catástrofe ya queda salvada la Humanidad.

“Otra característica de la nueva raza es que con los ojos cerrados pueden ver el pasado, el presente y el futuro. Con el Ojo Celestial se pueden indagar las causas de las enfermedades. La nueva raza humana habla el Lenguaje Celestial, que lleva una vibración de conexión con la energía universal y con el que es posible comunicarse con los dioses y las almas de los difuntos. Además, la raza nueva respira mucho menos; va a cambiar el ritmo de la respiración. En lugar de respirar 15 o 18 veces por minuto, como la mayor parte de la gente ahora, pueden reducir la cantidad de respiraciones a una o dos por minuto. En esta nueva raza los órganos también cambian energéticamente, así como lo que comen, lo que beben, lo que oyen, lo que hablan… Todo cambia.

“Se trata de cambiar el esqueleto energético, de quitar las capas de la placenta del alma. Es un trabajo para transformar al ser humano de la Tierra en el ser humano universal. El nivel superior del Tian Gong es este estado, que se llama Tuotai Huangu. Significa renovarel cuerpo físico completamente y sobre todo los órganos energéticos. Las células entran en un nuevo orden. Es como volver al alma de origen. Es un cambio del físico y del alma. Este mes de agosto en Mallorca hemos organizado un curso dedicado al cambio del esqueleto energético, que es una parte del trabajo de Tuotai Huangu, la formación C1-2, con alumnos de EE UU y alemanes. Entre 70 alumnos, 28 han abandonado su propio esqueleto energético y han tomado uno nuevo del Cielo. Este tipo de ser, que era muy común hace 8.000 años, se va a volver a extender en el siglo XXI. Esta nueva raza tendrá la capacidad de afrontar las tres catástrofes o crisis de la Humanidad. La vida va a cambiar completamente en el planeta Tierra. Pero antes hay que hacer todo un trabajo de volver a casa, de recuperar nuestras capacidades como seres del Universo.

¿Qué trabajo se está realizando desde el Tian Gong para la sanación del planeta?

Lo que estamos haciendo es mejorar el campo energético de la Tierra. No podemos solucionar el problema de la polución de basura visible porque a la gente no se le puede prohibir utilizar el coche y otros lujos materiales que pueden ser conflictivos para la protección del ambiente. Todo lo producido por la industria –automóviles, explotación del petróleo, etc.– yo no lo puedo limpiar. Esto es trabajo de los políticos, científicos, jefes de empresas o de bancos y de los ecologistas; nosotros tenemos nuestra propia misión. La energía de la Tierra no está alterada sólo por la basura visible, sino también por la invisible. La basura invisible es la que estamos limpiando nosotros. Los seres muertos por las guerras u otras causas son almas que no tienen a nadie que les mande amor, que les ayude a encontrar refugio, de modo que se hallan paseando entre los seres vivos. Hasta que no se liberen, ejercen un efecto de basura invisible que molesta la vida de los seres humanos; incluso les genera enfermedades y mala energía de feng-shui en las casas, como dijimos. Hay otras vibraciones negativas entre la tercera y la cuarta dimensión que están generando una energía de feng-shui muy mala por algunos lugares, y también por esto necesitamos hacer una limpieza. Si no limpiamos esta basura invisible dedicaremos más atención a limpiar la visible y el planeta no cambiará. Los seres ascendidos de alta vibración ya están colaborando con los seres humanos para el cambio de vibración del planeta Tierra.

Su escuela está ejerciendo una gran contribución al bien planetario… ¿Se sienten necesarios?

Nosotros contribuimos a mejorar la energía de la Tierra, mejorar la raza humana, afrontar las catástrofes que ya ha creado. Pero sólo somos una parte de la fuerza que actúa para el cambio del planeta. En otras partes, a través de distintos métodos, se está haciendo este trabajo; somos complementarios. Es un trabajo que tiene relación con todos los seres humanos, y que es urgente para la supervivencia del planeta. No nos podemos permitir estar medio dormidos.

Me gustaría saber si ha trabajado con niños su sistema.

Hemos trabajado con niños en China en las escuelas y mejoran su concentración y aumentan su rendimiento. Ahora estamos empezando en Alemania. Es un campo en el que debemos avanzar, con muchas cosas importantes por hacer, pero necesitamos que mucha gente nos ayude. En el fondo, los cambios que se produzcan en los niños dependerán en cierta medida de los padres. Si los padres están más abiertos el camino se abre mucho más rápidamente. El nivel moral y de conciencia de los profesores también es muy importante. Primero debemos solucionar los problemas de los adultos; entonces se solucionarán los de los niños. –Hay mucha gente con buenas iniciativas para mejorar el mundo, que se une por ejemplo en Preparación del ‘esqueleto celestial’ en Alemania, año 2005. ONG, pero por lo que dice parece que la buena voluntad no es suficiente…

Si todas estas personas no conectan con la Fuerza Universal su esfuerzo no es suficiente. Es la energía de Dios con la que debemos colaborar. Cuanto antes se conecten con Dios estas organizaciones, grupos políticos y religiosos menos sufrirá la Tierra. Si ellos no despiertan, la gente en general no despertará, y la Tierra sufrirá mucho más.

¿Cómo ve el papel de la política y las religiones?

Yo respeto todas las religiones pero ante todo creo en la unión y la armonía de todo el Universo. Las religiones no se pueden encerrar en sí mismas y pretender salvar a sus propios discípulos. Primero tienen que mirar hacia el Universo y después preocuparse por todos los seres, lo que incluye a los discípulos de otras formas de fe. Los políticos también deben preocuparse no sólo por su propio país sino por toda la Humanidad. Y, en definitiva, no debemos oponernos a las decisiones de Dios, sino respetarlas y colaborar en ellas. Seguir el camino que nos marcan los seres ascendidos, que están poniendo todo su esfuerzo para salvar el planeta Tierra, será lo mejor para todo el mundo. Estos próximos 10-20 años son decisivos para la Humanidad.

Más información: www.tiangong.org

 

Tags: , , , ,

Comments are closed.